Blog editorial

Domingo, 05 Julio 2020 04:10

Constructivismo, el modelo educativo de educazion.net Featured

Written by
Rate this item
(2 votes)


Una de las preocupaciones comunes de los padres es saber si el proceso educativo en la vida de sus hijos será eficaz y les proveerá de las herramientas necesarias para cumplir el propósito en sus vidas; por esta razón es muy importante que antes de inscribir a nuestros hijos a una institución educativa o bien, adquirir un programa académico de homeschool para implementarlo, entendamos su filosofía educativa.

El modelo de aprendizaje constructivista es la teoría más orgánica y natural distinguida por el desarrollo del conocimiento y las habilidades individuales. Con el propósito de entenderlo mejor hablaremos un poco del conductismo en la pedagogía, que es el modelo de aprendizaje actualmente empleado en la gran mayoría de las instituciones educativas tradicionales. En la estructura conductista, como su nombre lo indica, lo que se pretende es moldear la conducta del individuo, no tomando precisamente en cuenta su inteligencia y capacidad personal, sino que busca, a través de monitorear y controlar una serie de procesos denominados estímulo - respuesta, conseguir modificar la conducta; esto se conoce como entrenamiento conductual. De hecho podemos observar claramente lo eficaz de este modelo educativo en el entrenamiento canino, pues a través de un sistema de recompensa - castigo positivos y negativos, se logra que el animal se comporte de cierta forma.

Sin embargo, nuestros hijos no son mascotas, son seres humanos que necesitan aprender a lidiar con emociones complejas y tomar decisiones inteligentes a lo largo de su vida, por lo tanto el modelo conductista que, quizá hasta ahora se ha empleado para su educación, ha servido para moldear su comportamiento lo cual hasta cierto punto es conveniente, ¿pero en función a las necesidades de quién? Lamentablemente este modelo no tiene como objetivo fomentar el desarrollo del pensamiento crítico ni el ejercicio de la cognición.

Casi contrario al conductismo, tenemos el arquetipo constructivista, cuyo principal propósito es facilitar las herramientas necesarias para que el individuo construya su propio aprendizaje a través de un proceso de internalización, que es la capacidad de establecer relaciones entre objetos, sucesos e ideas. No se trata normar su comportamiento con ayuda de premios o castigos, aunque comprende también la psicología conductual como un medio para la programación del conocimiento de manera activa, convirtiendo al estudiante en protagonista consiente de sus procesos cognitivos y por lo tanto dotándolo de la capacidad para elegir lo que es correcto y lo que le conviene según la circunstancia.

Imaginemos por un momento que vamos a construir una casa y utilizaremos como material para nuestra construcción ladrillos de arcilla o bloques. Vamos a pensar que el conocimiento es la casa, es decir, queremos lograr una meta, que nuestros hijos tengan los conocimientos y habilidades que les permitan salir adelante, y los ladrillos o bloques son el conocimiento.

El enfoque constructivista manifiesta que los individuos son seres inteligentes y racionales, que a lo largo de su desarrollo, desde el nacimiento, están en constante aprendizaje. Aprendemos desde que nacemos, todo a partir de la experiencia personal. Los bebés no necesitan ir a la escuela para aprender a hablar, lo aprender a través del proceso de atención, observación y repetición. El modelo constructivista parte de esta idea, cada día vamos agregando conocimiento a nuestra memoria a través de las vivencias y la interacción con el entorno. Algunas personas son más conscientes de este proceso llamado metacognición, a otras les lleva tiempo, pero se trata de un ejercicio mental de vital importancia.

Partiendo del axioma de que aprendemos en todo momento, a través de la lectura de una lección, un video, una actividad multimedia, un trabajo de investigación y cualquier formato de información a la que seamos expuestos, es decir, toda una serie de elementos (o ladrillos), es seguro decir que poco a poco se van acumulando en forma de conocimiento, y a través de la experiencia, misma cuya estructura queda archivada en nuestra memoria, para la solución ideal de problemas cotidianos que se nos van presentando.

Un ejemplo práctico de aprendizaje constructivista es sumar y restar. Para lograr este conocimiento, el ser humano primero aprende a identificar los número del 0 al 9 (llamemos a este proceso de aprendizaje ladrillo 1), posteriormente acercas al individuo cierta cantidad de semillas y le dices: si tienes 3 frijoles y te doy 2 frijoles más ¿cuántos frijoles tendrías? y colocas al frente las 5 semillas. ¿Qué crees que contestaría un pequeño de 3 años que ya identifica los números del 0 al 9? ¡Exacto, te diría 5! ¿Por qué razón contestaría 5? Recuerda que todavía no le has enseñado a sumar o restar, pero el ser humano de manera natural razona, piensa y soluciona problemas, a pesar de que haya cierta información faltante, no tienes que darle todo un instructivo para realizar una suma o resta (a este proceso de razonamiento llamémosle ladrillo 2). La tercera etapa sería agregar elementos cada vez más complejos (más números, más semillas, etc. a este proceso llamémosle ladrillo 3).

¿Qué queremos dar a entender con todo esto? El ser humano está preparado para identificar, razonar, entender cierta cantidad de información y procesarla. Si bien es cierto que con la edad vamos ganando mayor comprensión de temas progresivamente complejos, también es una realidad que vamos perdiendo la agilidad mental, de forma que no subestimemos la capacidad intelectual de los más pequeños.

Lo ideal en este modelo constructivista, algo que se traduce en todos nuestros contenidos, es el ritmo en que la información se vierte de manera gradual, en cantidad y profundidad, de acuerdo a la madurez emocional, la experiencia y el desarrollo del niño en su etapa específica, presentamos bloques de conocimiento que lo lleven a crear las habilidades necesarias para ser una persona autodidacta. Esto es, en poquísimas palabras, el constructivismo en la pedagogía, y por esto y más es el modelo de aprendizaje congénito por excelencia.

Observa el siguiente video, en el que explicamos el proceso de aprendizaje constructivista.

Read 304 times Last modified on Jueves, 09 Julio 2020 03:36
Hilda Magaña

Hilda Magaña es licenciada en sistemas de computación administrativa, directora académica y creadora de educazion.net y prepaenlinea.mx

Media

Aprendizaje constructivista educcazion.net

Acerca de educazion.net

Somos una institución educativa en línea con preescolar, primaria, secundaria y bachillerato con acreditación internacional para estudiantes de México y América Latina. 

© 2019 educazion.net

Buscar